La asociatividad de los agentes del sector

Documento técnico: la asociatividad de los agentes del sector

Identificación de propuestas para el fortalecimiento de la asociatividad entre los agentes de la música de la ciudad

 

Diciembre 2021

 

¿Por qué se prioriza la asociatividad?

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


 

Los procesos asociativos en el sector de la música de Bogotá no han sido considerados como prioridad para los agentes del sector y por lo tanto han tenido una historia débil. Pero la llegada de la pandemia mundial en el 2020 liberó espacio en las agendas de los trabajadores de la industria del entretenimiento y trajo la preocupación por su bienestar colectivo tanto al sector público como a la opinión pública. Como consecuencia de esto, se han dado pasos importantes en el desarrollo de este tipo de procesos y en el diálogo entre la industria y las entidades públicas, quienes han empezado a oír en mayor medida las voces grupales de estos trabajadores.

Aunque la pandemia fue una pieza importante en esta renovada atención en los procesos de asociatividad de la industria, su importancia es de largo plazo y va mucho más allá de las preocupaciones que la emergencia sanitaria ha traído, que representan solo la punta del iceberg de los efectos que estas alianzas tienen tanto para el bienestar de los trabajadores como de la industria misma. En el primer eje temático de Pulsaciones 2021, consumo de música y la formación de públicos, se encontró que una de las mayores debilidades de la industria a la hora de formar un público y un consumo robusto ha sido la falta de unión, tanto informal como formal, entre los agentes del sector. Este impulso a esta conversación que ha traído la pandemia debe ser aprovechado para consolidar una conciencia de que el bienestar de la música en la ciudad se construye de manera colectiva con o sin pandemia. Una cultura que fomente la asociación y agremiación es uno de los pasos que tiene que dar la industria para pasar de ser un generador de casos aislados de éxito a ser un generador sistemático de estos. 

  1. El panorama hoy

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


 

Las asociaciones existentes y sus misiones. Encontramos dos tipos de asociaciones en la ciudad; las asociaciones enfocadas en generar sinergias de trabajo y prosperidad en el negocio musical y las que están enfocadas de manera directa en generar bienestar para los trabajadores del sector. La pandemia mundial ha cumplido un papel determinante en todas estas; algunas fueron creadas en este momento, otras se transformaron, y otras tuvieron sus primeros momentos de diálogo y funcionamiento robusto a partir de ese momento. Aunque ninguna está necesariamente cerrada a trabajar con agentes de todo el país, la mayoría de la influencia de estas está en Bogotá. Algunas de estas han hecho esfuerzos conscientes por crecer en las regiones y han logrado influencia en algunas regiones. En la mayoría de los casos están dirigidas a alguna parte específica de la cadena de la música (para managers, para músicos, para productores de eventos, para sellos, etc.), excepto AIMCO, que ha incluido a todos los eslabones de la cadena. La relación entre las asociaciones es débil (en algunas no se conoce de la existencia de otras) y no hay muchos puntos en común entre sus misiones. En cuanto a los modelos de sostenibilidad de las asociaciones, encontramos algunas que han intentado funcionar, sin mucho éxito en el largo plazo, de una manera informal en la que los miembros donan su tiempo. Encontramos otras que cobran un fee a sus asociados y, por último, está MUSSICO, la asociación de músicos, que actualmente está intentando organizarse como cooperativa. 

Agremiaciones: un diagnóstico general. Como consecuencia de la historia de poco trabajo en conjunto en la industria de la música, hoy tenemos un panorama en el que las pocas agremiaciones que hay no son reconocidas por los agentes, con una industria musical que tiene menos apoyo del estado que otras industrias en condiciones similares, y que no tiene un censo importante. Pero están surgiendo nuevos procesos asociativos desde que inició la pandemia y se está empezando a reconocer la importancia de estos tanto internamente como desde el sector público. Es necesario aprovechar este impulso de cambio que ha traído esta coyuntura para cambiar este panorama en el largo plazo.

En cuanto a los problemas diagnosticados está el de la atomización de las misiones de las asociaciones existentes. Hace falta diálogo y articulación entre ellas, y el reconocimiento de que el fin último de todas las asociaciones del sector es, o debería ser, muy similar. Contrariamente a esto se percibe poca relación entre estas, y en ocasiones se percibe incluso tendencias hacia la competitividad entre asociaciones, lo cual evidencia un nuevo tema importante; además de la unión entre agentes para conformar asociaciones, las asociaciones tienen que estar aliadas entre sí. 

Otro problema diagnosticado es la visión pesimista acerca de los procesos asociativos, del diálogo con el estado, y de la capacidad de cambio de las condiciones del sector. Evidentemente, la experiencia del fracaso en la participación en procesos asociativos y de diálogo con el estado explican en parte esta visión, pero la situación es más compleja que esto, pues la visión pesimista también suele llevar al fracaso a las iniciativas. Este círculo vicioso tiene raíces en la cultura local bogotana, que no se ha caracterizado por promover confianza entre agentes y por lo tanto confianza en la construcción de un bienestar común para el futuro. Como ejemplo de una concepción de confianza entre agentes y de un tejido colaborativo, se destaca la experiencia que algunos agentes locales han tenido al trabajar con el mundo de la música de Medellín, en donde se generan orgánicamente sinergias y alianzas entre agentes disímiles, y que muchas veces son competencia entre sí.

  1. Las causas del bajo nivel asociativo

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

La mayor parte de las causas identificadas para el bajo nivel de asociatividad tienen que ver con factores culturales macro que no son necesariamente específicos al mundo de la música. El que probablemente es el principal, es la visión generalizada en el país y en la ciudad de que los intereses colectivos no están necesariamente alineados con los intereses particulares. De esta manera, lo que se ha visto en la industria musical es principalmente agentes y entidades peleando por su cuenta, cada uno con agendas diferentes y pocos puntos en común. Los beneficios de trabajar en sociedades, los cuales abordaremos más adelante en el documento, no son reconocidos cotidianamente por los agentes de la música, y en ocasiones parece pesar más un sentido de competitividad. Los procesos gremiales suelen ser identificados en primera instancia como procesos sindicales de oposición a un empleador o al estado. Aunque esto cabe dentro de los procesos asociativos, no es la única ni la principal manera de entender a las asociaciones. 

Aunque las razones que explican de la manera más convincente la baja asociatividad del sector tienen que ver con características culturales que no son específicas al mundo de la música, existen otras causantes que sí lo son. Una de estas es la falta de un imaginario común de lo que representa Bogotá como ciudad musical. Esta cuestión, que toca también el tema del consumo y formación de públicos, por lo cual fue abordado en dicho documento, es importante a la hora de crear una idea que incentive a la construcción colaborativa. 

Otra razón que puede explicar esto se encuentra en la naturaleza misma del trabajo de los músicos. Por más que este suele ser compartido con otros músicos, es principalmente una exploración interna y personal. Esto, sumado a que los eslabones de la industria musical cuya función está más cercana al relacionamiento público y a la creación de alianzas, como managers y sellos, han sido históricamente débiles en la ciudad. Dado que las partes de la cadena más responsables de generar alianzas han sido débiles, estas son débiles actualmente. 

La dificultad para la sostenibilidad económica de las asociaciones es otra razón de peso para la poca asociatividad. La falta de excedentes económicos y la cantidad de trabajo poco remunerado que la mayoría de agentes en esta industria en crisis económica hace, implica que es difícil invertirle tiempo y dinero al trabajo asociativo. Para esto, las entidades públicas podrían diseñar estrategias de apoyo. 

Por último, la falta de valoración como bien esencial que se la da en Colombia a la música, tanto personal como socialmente, le da poco poder de negociación a las voces de la industria a la hora de ejercer presión hacia afuera, desincentivando la creación de bloques. 

 

 

  1. Las consecuencias del bajo nivel asociativo

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

La industria de la música, como arte que depende a todo nivel de la comunicación, es un organismo que necesita de puentes sólidos entre todos sus agentes, desde creadores, intermediarios, entidades públicas hasta sus consumidores. El bajo nivel de asociación entre los agentes de creación e intermediación es indicativo de puentes de comunicación débiles entre los actores más importantes del sector, lo que significa que la comunicación no está fluyendo en su base. Todo esto da como resultado un sector en donde tanto la sinergia de creación y difusión, como el sentido de pertenencia, son débiles, y en un sector que no se entiende ni se conoce bien, y sin una voz unificada que pueda hacerse oír y entender por la política pública.

Una escena de agentes aislados peleando para sí mismos termina generando casos aislados de éxito (tanto en proyectos musicales como en otro tipo de emprendimientos como venues, medios musicales o festivales). De manera contraria, una escena con buenos fundamentos de comunicación tiene como resultado una máquina de generación sistemática de casos de éxito. 

 

  1. Visiones para la construcción de un nuevo panorama

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

Asociaciones que generen confianza e incentivos para pertenecer a ellas. Uno de los pilares para la construcción de un panorama de asociatividad ideal es la formación de asociaciones que hagan un buen papel incentivando a los agentes a formar parte. Para esto es necesario que sea incluyente y que genere confianza, con información pública y transparente. De esta manera podrá volverse un interlocutor válido para la representación de sus asociados. Es necesario también que el ecosistema de asociaciones ofrezca las siguientes funciones; la de generar alianzas creativas y productivas, la de unificar las diferentes voces en una voz común, y la de generar un bloque fuerte que pueda hacer presión frente al sector público. 

Un sector público que apoye las asociaciones y el establecimiento de agendas comunes. Por el lado de la sostenibilidad de las agremiaciones, mientras que las condiciones económicas del sector no cambien drásticamente, será necesario el apoyo del sector público. Las entidades públicas pueden ayudar a la sostenibilidad de estas iniciativas aportando espacios físicos y facilitando algunas tareas de gestión. Para esto se podrían crear eventos periódicos en propiedades públicas en donde se pueda generar de manera sistemática un diálogo multidireccional. El apoyo en este sentido no sería únicamente económico, pues si se hace un mejor trabajo en fortalecer el diálogo entre asociaciones y el sector público, se están fortaleciendo los incentivos para agremiarse y se está fortaleciendo su capacidad de conseguir resultados, pues como hemos visto, la falta de resultados es uno de los desincentivos para esto. Esto debería incluir un control acerca de las peticiones y discusiones que se han dado, y sobre su cumplimiento o falta de esto, que se encuentre de manera pública y transparente. Por último, dado que también se ha diagnosticado que las mismas entidades públicas están desarticuladas, podría crearse un sistema de gobernanza que articule a los agentes públicos y privados en función de definir y cumplir los objetivos importantes.

Una cultura basada en principios de colaboración. Como se ha mencionado anteriormente, la consolidación de una cultura de colaboración y de un imaginario en donde el todo es más grande que la suma de las partes es fundamental. Aunque este es un paso que tiene que dar el país entero para que pueda ser consolidado totalmente por la industria musical, existen algunos casos aislados de otras industrias nacionales en donde esto ha podido suceder. Estos son ejemplos que sirven como referente y como prueba de que es posible generar dinámicas que caminan en sentidos diferentes a los de la cultura general. Uno de estos ejemplos es el del gremio de productores de café en la década de xxx. , época en la que se dio una economía colaborativa que funcionó muy bien hasta la caída de los precios del café. Este gremio funcionaba de manera estratégica y abarcó de manera incluyente desde grandes empresas hasta pequeños caficultores. 

Un mundo musical que no esté fragmentado por géneros o expresiones. Un ejemplo de esto a seguir se ha visto recientemente en el sector audiovisual del país, en donde existen dinámicas de colaboración entre géneros y estéticas muy distantes. En esta industria en la que el cine de autor y el cine comercial comparten productores y equipos de trabajo se ha creado una industria donde las capacidades tecnológicas, técnicas, conceptuales y narrativas se retroalimentan entre sí. De manera opuesta, el mundo comercial y el mundo alternativo o independiente de la música en Bogotá están separados, desaprovechando el tamaño de la ciudad para crear un diálogo entre las diferentes escenas musicales que den como resultado un aprendizaje mutuo, pues cada uno de estos polos tiene conocimientos que le serían de beneficio al otro. 

Una comunidad con una tendencia fuerte hacia la colaboración es una comunidad mucho más fuerte. Tres venues ubicados cercanamente que están unidos llaman más asistentes que tres venues que trabajan por su cuenta, y tres proyectos musicales con estéticas similares son mucho más fáciles de identificar por un nicho de oyentes si deciden juntarse y crear un sello. Para llegar a esto, se identifican algunos caminos por los cuales las entidades públicas podrían ayudar. Aunque este tipo de alianzas pueden darse de manera informal, una agremiación tiende a crear mayor cercanía entre agentes, por lo cual el apoyo a la creación de gremios mencionado anteriormente ayudaría también a la creación de alianzas productivas. Adicionalmente, se puede incentivar a través de apoyos económicos a alianzas de todo tipo o educando acerca de la utilidad de trabajar en equipo y de las diferentes maneras de hacerlo. Por último, se identifican ejemplos de otras industrias como la creación del pasaporte teatral que se utilizó en la ciudad en los años xxxxx y las noches de San Felipe alrededor de las galerías de esta localidad.

Un sector con una voz representativa e incluyente que se pueda hacer oír. Por último, se necesitan voces claras y fuertes que representen al sector musical. Aunque siempre habrá variedad de posiciones, es necesario entablar un diálogo de largo plazo que cree y encuentre puntos en común entre los diferentes agentes de la industria y entre las diferentes asociaciones, y así sintetizar una voz fuerte que represente al sector en los puntos importantes. De esta forma se podrá convertir en un sector visible y comprensible para la política pública, y de esta manera poder resolver carencias como la de seguridad social para los trabajadores del sector. Si dentro del sector de la música no existe una claridad con respecto a lo que se quiere pedir al estado, es menos probable que llegue un apoyo decisivo. En las artes se subraya el hecho de que sectores como el automotriz o el hotelero tienen mucha más atención del estado, pero rara vez se reconoce el hecho de que son industrias que llevan asociadas muchos años y ya han recorrido un camino que les ha ayudado a ser oídos y entendidos. 


 

Comentarios

Debes iniciar sesión para poder añadir un comentario

acceso

registro

acceso